¿Has oído hablar de los roles del Padre, Adulto, Niño que habitan en ti?

 

El Análisis Transaccional es la teoría propuesta por el psiquiatra Eric Berne que concluye que existen tres patrones del yo que te detallo a continuación: Padre, Adulto, Niño, estos son los tres roles que adoptas en distintas situaciones. El estado del yo nace de las emociones del momento y de la inteligencia emocional. Estos tres elementos son positivos siempre que uno de los tres no rompa con el desarrollo de los demás. Existe un trío de elementos determinante para comprender qué es el Análisis Transaccional: Padre Adulto Niño.

Los estados de la personalidad del yo, Padre, Adulto, Niño

 

A continuación, te explico cuáles son las características principales de los tres estados de la personalidad que integras en tu vida y que puedes observar en tu forma de responder ante los hechos externos en distintas circunstancias:

Padre. Es un estado del yo que está condicionado por la influencia que has recibido durante tu infancia por una figura de autoridad que ha sido determinante en tu vida. Los valores y el estilo de comunicación que te ha transmitido esa persona dejan una huella en ti. De este modo, no puedes comprender tu propia historia personal si no es en conexión con el rol de otros seres queridos y la huella que dejaron en tu infancia. De hecho, la infancia es una etapa que deja una profunda huella incluso en el desarrollo de la personalidad adulta.

A su vez, el yo Padre puede ser dos tipos. El Padre Crítico es aquella parte de tu personalidad que te afecta en la forma de un disco rayado marcado por ideas repetidas de juicios negativos. Por ejemplo, cuando te exiges en exceso y te machacas con aquello que deberías haber hecho pero no hiciste. Un mensaje habitual del Padre Crítico es: “Esto es así porque yo lo digo”. Actúa con el Rol de Perseguidor. Es decir, muestra un estado del yo poco reflexivo. Por otro lado el Padre Crítico en su parte positiva, es esa parte de la personalidad que te ayuda a cumplir con tu responsabilidad.

El Padre Nutritivo, por el contrario, realiza la función de nutrir y alimentar la autoestima ajena. Es decir, pones en práctica este estado del yo cuando te preocupas por otra persona, le cuidas con tus palabras de ánimo, le mimas con acciones que le hacen sentir bien. Lo importante es que este estado del yo esté integrado, de lo contrario, cuando se da en exceso, aumenta el riesgo de la sobreprotección que puede llegar a agobiar a quien recibe tantas atenciones. Pasando de la función de nutrir a realizar un rol de Salvador en la vida del otro.

 

Niño natural, Niño sumiso, Niño Adaptado rebelde

 

En el interior de todo adulto existe también la parte que conecta con la infancia. El yo Niño es ese estado del yo marcado por la creatividad, la ilusión, la ingenuidad, el deseo de felicidad, el sentido del humor y la alegría. Es decir, el yo Niño brota en presente a partir de un gesto tan sencillo como una sonrisa. Sin embargo, existen distintos estados del yo. El Niño Natural es ese estado que resulta divertido y que tiene una curiosidad natural por conocer el entorno.

En su parte positiva, el Niño Natural expresa sus emociones más primarias tal y como las siente. Por ejemplo, llora o ríe ante estímulos objetivos. Sin embargo, en su parte más negativa, este estado del yo también puede tornarse caprichoso y egocéntrico.

El Niño Sumiso es ese estado del yo a través del que te adaptas a una situación para evitar un conflicto. Es decir, esta actitud nace del deseo de agradar y de complacer. Sin embargo, el lado negativo de este estado del yo nace cuando se convierte en una posición habitual en tu vida ya que esto puede llevarte a la falta de autoestima de no establecer límites. Es decir, el Niño Sumiso tiene dificultades para aprender a decir no y establecer límites.

El Niño Adaptado Rebelde es la capacidad que tienes para luchar por una causa que consideras justa incluso aunque tengas que luchar contra los convencionalismos sociales. Es decir, este estado del yo tiene un poder transformador que te permite ir contracorriente. Esta es la parte positiva de este estado que en su faceta más negativa puede derivar en una actitud de lucha constante frente a la autoridad y en la incapacidad para aceptar las normas como una parte necesaria de la sociedad.

La importancia de conocer al Padre, Niño, Adulto

 

¿Por qué considero que es importante para ti conocer esta información sobre el Análisis Transaccional? Porque te permite conocer desde qué punto estás viviendo tus relaciones personales puesto que puedes adoptar una posición existencial u otra dependiendo del momento. Sin embargo, el amor propio es fundamental para desarrollar una estabilidad de ánimo. Autoestima estable que es sinónimo de felicidad para buscar la objetividad del estado de la personalidad del yo Adulto. ¿Por qué este estado es un punto de inspiración para ti? Porque está marcado por la racionalidad y la reflexión. Una reflexión que falta al Padre Crítico que se mueve más en el plano del autoritarismo condicionado por sus propios valores.

De este modo, por medio de la actitud del yo Adulto estableces una reflexión de diálogo contigo y con los demás. Eso no significa que este estado de la personalidad deba ser permanente puesto que carece de las emociones propias del yo Niño. Es decir, todos los estados de la personalidad son necesarios y tienen su significado. A partir de la actitud del yo Adulto tienes la capacidad de adaptarte a las nuevas situaciones integrando el aprendizaje adquirido a través de la experiencia para tomar decisiones analizando qué es lo mejor en presente. Tienes una mayor disposición para trabajar en equipo y aprender de otras personas a través de la observación del ejemplo ajeno.

Y ahora si quieres ¡Investígate!

 

Analiza cuáles son los estados del yo más presentes en tu vida, no es trabajo sencillo, sin embargo si lo realizas te será de gran beneficio y utilidad… ya que así también te resultará más sencillo saber si estás siendo víctima de la “actuación negativa” de alguno o de los estados o más. Conocerte te producirá más satisfacción y bienestar si realmente deseas realizar cambios profundos.

¿Detectas cuando actúas desde el Padre, Adulto, Niño?

¿Hay algún estado que predomina en ti?  ¡Me encantará leer tus reflexiones!

¡Feliz Día!¡Feliz Vida! ¡Nos leemos pronto!
Con Cariño ♥ Rosa Maria

 

 

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

Recibirás material exclusivo de bienvenida y estarás al tanto de todas mis publicaciones

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.