La Risa disminuye la tensión en momentos de angustia. Hoy quiero hablarte de los beneficios de la Risa desde una experiencia muy personal…

Verás, la primera formación que realicé del mundo de las Terapias fue como Terapeuta de la Risa, más conocida como Risoterapia. Desde siempre había tenido integrada en mí la Risa y la Sonrisa. Así que bueno, una vez más con lo que hoy te cuento, tuve la oportunidad de darle esa relevancia provocando bienestar en mí y a mi alrededor. Experimentando de nuevo lo que había aprendido. Cómo ayuda la risa a muchas personas a desbloquearse a nivel corporal, físico y emocional.

Aquí te cuento un poco más de su importancia en mi vida.

Experiencia personal compartida

Experiencia que viví hace poco más de un año…

Operaron a mi padre del corazón, la situación no era fácil, se presentaba una operación compleja y peligrosa. Dada la gravedad no se la pudieron realizar en ningún hospital cercano. Así que imagínate los nervios que tanto mis padres como yo teníamos añadidos. Al tenernos que desplazar nos encontramos, como digo yo, en tierra de nadie.

Tuve la suerte de encontrar un hostal muy cerquita del Hospital y allí pudimos alojarnos con mi madre. Mi padre estuvo bastantes días en la UCI – Unidad de Cuidados Intensivos – Allí no permitían quedarse, sólo visitas puntuales en los horarios establecidos.

El día de la operación fue largo, pasaban las horas y no decían nada, seguían pasando… preguntábamos y nada. La verdad es que pasar más de 10 horas de operación sin información más allá de que están haciendo todo lo que pueden, desespera a cualquiera.

Mis padres siempre han sido personas que han mantenido sus buenas amistades durante años.  Así que el día de la operación, nos acompañaron tres amigos de toda la vida de ellos. Y digo de toda la vida, porque al menos a mí me vieron nacer, crecer… y a día de hoy tengo 44 años y allí estaban, como tantas veces en momentos críticos familiares.

Volviendo a la sala de espera, las horas pasaban y todos estaban cada vez más nerviosos, incluida yo. En situaciones así tengo claro que antes que nada soy persona y como tal me afectan las cosas…No me interesa ser un robot espiritual. Otra cosa es que no haga todo lo posible por aliviar la situación con las herramientas que tengo.

Dándole la vuelta a la situación

Así que llegó un momento sin saber cómo, de forma inconsciente primero y conscientemente después, en que la situación dio un giro total. No sabía que hacer, pero mi Sabiduría Interior vino al rescate. ¡Algo tenía que hacer! Mi madre estaba ya demasiado nerviosa en esos momentos.

Estos amigos de mis padres hacía muchos años que no me veían. Todos vivimos en ciudades diferentes, así que me fueron preguntando para saber en primera persona de mí. Conocían de forma “light” a través de mis padres… Y sin saber cómo me encontré explicándoles algunas de mis situaciones y experiencias de los últimos años.

No es lo que expliqué es Cómo lo expliqué… cómo me surgió, me nació, me fluía…

Lo curioso es que muchas de esas experiencias y situaciones eran realmente “negativas”. No me gusta mentir y no quería inventarme otra realidad…  Me encontré de repente quitándoles el drama y restando importancia, explicándoselas con humor, con mucho humor. Es la forma que tuve de canalizar mi nerviosismo mientras milagrosamente provocaba lo mismo en ellos.  Así que casi desde el momento que empecé a explicar ya se estaban riendo tanto mi madre como sus amigos.

Sí, allí en medio de la seriedad, del dolor, de la incertidumbre…se dieron las Risas que tanto bien nos hicieron.

¿Sabes? Todavía lo visualizo

En esos momentos allí tenía a cuatro personas riéndose, soltando tensión, llorando de la risa por la forma nada formal en las que les contaba mi vida de los últimos años. Recuerdo a mi madre riéndose incrédula de lo que estaba sucediendo y diciendo entre risas que, aunque era la misma historia, aquello parecía otra historia. Y tenía toda la razón, era la misma, vista con perspectiva, contada con la finalidad de ese momento.

Me daba cuenta de lo que se estaba produciendo, ese estado de al menos un poco de alivio, distensión y bienestar. Un estado de relax que hacía horas que éramos incapaces de vivir. Lo seguí potenciando y seguí explicando, no eran chistes, te lo puedo asegurar. Eran verdades como puños algo dramáticas, explicadas en un momento duro y quitándoles todo el drama, hasta llegar a producir sonrisas, risas y carcajadas auténticas.

Incluso les llegó a dar vergüenza estar en aquella situación que parecía que no pasaba nada, riéndose de aquella manera. Influidas por la cultura del sentido de culpabilidad en la que hay que sufrir y toca sufrir.

Me di cuenta de cuánto bien les estaba haciendo aquello,  no paraban de preguntarme y yo de responder, sin reparos, sin censura ni filtros…así que cogí el móvil y empecé a sacarles fotos. Las primeras aún fueron capaces de contenerse, pero luego yo con mis historias, haciéndoles posar y ellas con sus risas. Llegué a sacarles fotos en las que estaban con la lengua fuera, haciendo tonterías, caras raras… y cada vez reían más y más. ¿Te lo puedes imaginar? Aún me río en estos momentos al recordarlo.

Ten en cuenta que estábamos en una sala de espera, a esas horas ya había muy poquitas personas. Primero miraban sorprendidas, después se sonrían y finalmente al ser poquitas se unieron y ni sabían de que se estaban riendo. ¡Aún me emociono cuando lo pienso!

Sus beneficios siguen después

Imagínate, yo haciendo fotos a cuatro personas de más de 70 años, que hasta ese momento sólo habían estado centradas en si a mi padre le pasaba “algo”… y en lo dura que era la espera, que por supuesto lo era y mucho. Sin embargo, fueron, fuimos capaces de dejar por un buen rato de lado la situación de incertidumbre y vivir ese presente de humor y risas. Fue como un tener un pedacito de cielo en esos momentos a nuestro alcance.

La risa cuando la provocan situaciones como ésta, no sólo se produce en ese momento, sino que además se reproduce al recordarlo. Con lo cual, después de tanta distensión, ya desde más tranquilidad, volvimos a reclamar que por favor nos informaran sobre la situación de mi padre.

Se produjo el milagro, por primera vez en casi 10 horas nos dijeron que el cirujano había dado órdenes de que los familiares subiéramos al quirófano. Fuimos allí, entré con mi madre, y bueno, nos encontramos con este gran profesional y ser humano que sólo quería decirnos que las cosas se habían complicado, que estaban haciendo un trabajo muy exhaustivo y que pronto acabarían, pero aún quedaba. Nos tranquilizaron sus palabras, no del todo, lo reconozco, pues realmente se les complicó la operación. Pero fuimos capaces de vivirlo de una forma diferente.

El Doctor nos trató con tanta amabilidad y empatía, con tanto tacto…Se puso en nuestro lugar y en la desesperación que podíamos estar viviendo. Fue capaz también con una sonrisa y palabras de darnos la seguridad del trabajo que su equipo y él estaban realizando. Hizo que a pesar de todo viviéramos la espera de un par de horas más que quedaban sin ese malestar que produce el desconocimiento y el largo paso de las horas.

Gracias a este maravilloso equipo de profesionales y a la Vida todo salió muy bien…

Mi padre estuvo bastantes días en la UCI y luego en planta y cuando le pudimos contar lo que pasó, (tardamos días, pues no se le podía provocar la risa ni mucho menos carcajada). Se lo contó mi madre como con vergüenza, el hecho de que él estuviera en quirófano y nosotras estuviéramos quitando la tensión con aquellas risas, de aquella forma, olvidando por unos momentos la gravedad del asunto.

Cuando le enseñamos las fotos no se lo podía creer y por supuesto le encantó, hizo mucha broma al respecto y se pudo reír lo que le permitía el dolor de sus cicatrices.

Después de esta historia tan personal e intensa te dejo con un par de frases del inigualable Charles Chaplin:

 

“Para reír de verdad, usted debe ser capaz de llevar su dolor ¡y jugar con él! ”

“La risa es un tónico, un alivio, un respiro que permite apaciguar el dolor”

Y ahora para despedirme déjame decirte que…

En medio de la adversidad… comprobé la siguiente realidad… ¿Se puede Reír? ¡Sí a la Risa!

 

¡GRACIAS por formar parte de mi Mundo!  ¡Abrazos a tu Corazón 🌹 🌟 🍀 

¿Me dedicas una Sonrisa? Aquí tienes la mía 😊

¡Feliz Día!¡Feliz Vida! Con Cariño  💖 Rosa Maria 💖

 

autoestima-y-poder-personal-risa

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

Recibirás material exclusivo de bienvenida y estarás al tanto de todas mis publicaciones

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.