Algunas personas se sienten bloqueadas en el momento de entablar relaciones personales. Esto implica sudoración, tartamudez, la evitación de algunas situaciones, etc. Se trata de personas con baja autoestima a las que en general les resulta muy complicado establecer una relación. Veamos cómo superar la conocida como fobia social.

EN QUÉ CONSISTE LA FOBIA SOCIAL

 

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos sentido miedo. ¿Verdad? El problema aparece cuando este miedo se hace permanente condicionando tu rutina diaria. La fobia social es un trastorno de la personalidad que aparece, normalmente, en la adolescencia y que te impide llevar una vida normal.

Algunos estudios han revelado que la fobia social, en algunos casos, se debe a una descompensación de neurotransmisores (como la serotonina). Por otro lado, la fobia social puede venir determinada por experiencias traumáticas que hayan marcado a la persona, por haber crecido en el seno de una familia sobreprotectora, a consecuencia del bullying, etc.

 

¿Por qué se produce?

 

Por lo general, las fobias están relacionadas con la ansiedad. Un miedo exagerado a ser dañada o perjudicada por algo en concreto. En este sentido, la fobia social se produce por la ansiedad que sientes al ser expuesta a las situaciones sociales:

– Relaciones interpersonales en el ocio.

– Relaciones interpersonales en el ambiente laboral.

– Relaciones interpersonales dentro de una comunidad.

– La agorafobia.

– La claustrofobia entendida como el miedo a no poder salir de una situación social específica.

 

¿En qué momentos concretos aparece?

 

La fobia social, por lo general, aparece ante situaciones que implican una relación con el público:

– Miedo a hablar ante una audiencia.

– Evitar entablar una conversación con personas desconocidas.

– Angustia por estar en sitios repletos de personas.

– Miedo a defender los derechos ante un colectivo.

– Temor a usar los baños públicos.

– No atreverse a comer o beber en público.

– Evitar asistir a fiestas o reuniones sociales.

Estas situaciones de fobia van mucho más allá de lo que acompaña a una persona reservada o tímida. Son momentos de fobia social que te bloquean, por lo tanto te impiden vivir plenamente, además de necesitar de un tratamiento específico.

 

Síntomas que acompañan a la fobia social

 

Cuando una persona con fobia social se ve en una situación que le produce angustia o temor generalmente su cuerpo puede reaccionar de varias maneras:

1. Con sudores fríos bien en las manos, la cara o el cuerpo.

2. Temblores en las manos.

3. Tartamudez al hablar.

4. Inseguridad en sus movimientos con posibilidad de perder el equilibrio.

5. Rubor en las mejillas.

6. Mareos y náuseas.

Es fácil entender que cuando estás sufriendo las consecuencias de una fobia social te es muy difícil poder desempeñar una vida personal normal, además de una vida profesional adecuada.

 

HERRAMIENTAS PARA UNA VIDA SOCIAL SALUDABLE

 

Uno de los tratamientos para las personas con fobia social suele ser la terapia psicológica cognitivo conductual. Consiste en un entrenamiento de las habilidades sociales que te lleva al enfrentamiento del miedo mediante la sustitución de los pensamientos negativos por ideas positivas. Este tipo de terapia puede hacerse de forma individual, al principio y por otro lado terminar siendo una terapia grupal en la que recibas ayuda para superar situaciones reales en tu vida cotidiana.

 

¿En qué consiste esta terapia?

 

En primer lugar, el terapeuta mediante una serie de preguntas analiza las posibles causas de la fobia social del paciente. Este paso es fundamental para determinar las mejores herramientas en el posterior tratamiento.

Posteriormente, se mide el grado se ansiedad de la persona ante determinadas situaciones y se trabajan los pensamientos y sensaciones que  padece al someterse a ellas. Se trata de analizar la interpretación personal que hace la persona al verse involucrada en aquellos momentos que la atemorizan bloqueándola.

Mediante técnicas de relajación y el aprendizaje de la respiración diafragmática se comienza a controlar mejor los nervios y el miedo.

 

Potenciar la autoestima para mejorar las relaciones

 

Para mejorar en las relaciones personales y disminuir la fobia social es importante trabajar la autoestima. Por lo general, las personas que padecen este trastorno han sufrido experiencias personales que les han hecho olvidar lo valiosas que pueden ser para los demás.

Trabajar la autoestima consiste en potenciar aquellas características personales en las que la persona sobresale para potenciarlas en su día a día. El miedo que les produce la fobia social, generalmente, está motivado por:

1. Falta de seguridad en sí mismos.

2. Una baja percepción de sus valores como personas.

3. La constante necesidad de la aprobación de los demás.

4. La escasa capacidad de afrontar las críticas.

5. El pensamiento erróneo de que los demás son mejores que ellos.

6. Escaso sentimiento de felicidad en sus vidas.

7. Temor a molestar a los demás con sus opiniones.

8. Alto sentimiento de culpabilidad.

El trabajo con la autoestima debe empezar por ti misma. Es fundamental que te sientas preparada para realizar un cambio drástico en tu vida, valorando lo que realmente eres y teniendo en cuenta todas tus potencialidades.

 

¿Cómo valorarte más?

 

Hay personas que tienden a machacarse a sí mismas constantemente. Son su peor enemigo. Se erigen como sus propios jueces y verdugos sin entender que el aprendizaje se basa en prueba y error. ¿Te sientes identificada? Pues recuerda que todos nos equivocamos. Nadie es perfecto y que igual que has aprendido a boicotearte ahora puedes aprender a aceptarte y amarte.

Sin embargo, estas personas piensan que solo ellas cometen errores y que los perfectos son los demás. ¡Gran error! Esa idea…¡Fuera de tu cabeza! ¿Otra idea más para eliminar? ¡Sí! Pensar que los demás son perfectos y tú no, la perfección no existe…deja de pasarte la vida buscándola.

Para que mejores tu autoestima es necesario que:

– Analices tus capacidades y habilidades sociales.

– Establezcas en tu vida metas realistas y no sueños imposibles.

– Dejes de juzgarte, te aceptes y aprendas a perdonarte.

– Evites compararte siempre con el resto.

– Aprendas a quererte a ti  misma con tus virtudes y tus defectos.

– Entiendas las críticas como una oportunidad para seguir creciendo.

– Empieces a quererte confiando… ¡Sí! Empieza ya a confiar en ti misma.

– Dejes de lado esa lucha interior que tanto te boicotea. ¡Fuera el boicot!

Déjame decirte para acabar, que la fobia social es un trastorno que se puede superar. El miedo es una parte positiva de nosotros, pero siempre cuando él no nos controle. Eso requiere un entrenamiento, pero se puede aprender. Recuerda que la vida se abre ante ti para vivirla sin angustia y con la esperanza de que cada día puede ser mejor. ¡Pon tu granito de arena y Adelante!

Te deseo de todo Corazón, un mejor día a día y una mejor Vida

Con Cariño ♥ Rosa Maria ♥

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

Recibirás material exclusivo de bienvenida y estarás al tanto de todas mis publicaciones

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.